Abr 04

PAU, EL ARTE DE VIVIR A UN PASO DE TÍ

Hoy queremos compartir con vosotros nuestro último viaje a una de las ciudades más próximas a Zaragoza por su cercanía, su belleza y su hermanamiento. Te contamos nuestra visita a Pau y el arte de vivir a un paso de tí.

Pau, el arte de vivir a un paso de ti. Boulevard des Pyrénées.

Pau, el arte de vivir a un paso de ti. Boulevard des Pyrénées.

Comenzamos nuestro viaje

Cruzar los Pirineos en un día soleado ya es espectacular; Atravesar los viñedos de Jurançon, cuyas primeras cepas fueron plantadas por los romanos, es , sin duda, una experiencia muy placentera, pero llegar a Pau y divisar a primera vista el castillo de Enrique IV en lo alto de su afloramiento rocoso, es simplemente abrumador.

¡Vaya una bienvenida!

Castillo de Enrique IV.

Nos encontramos en Pau con motivo de un intercambio con la oficina de Turismo, dentro de un proyecto transfronterizo entre ambas ciudades hermanadas.

Nuestro primer acto es conocer el destino y su oferta turística y no vemos el momento de empezar a descubrir esta prometedora ciudad. Salimos del hotel y atravesamos la céntrica Place Clémenceau, punto de encuentro de los Palois, rodeada de boutiques,  bistrots y una intensa actividad comercial. Vamos al encuentro de nuestros compañeros en la oficina de turismo.

Plaza Clémenceau.

La mejor manera de conocer el destino

La oficina de Turismo de Pau

La recién inaugurada Oficina de Turismo dispone de unas instalaciones interactivas de última generación al servicio del público, con las que, en un clic, se visualiza tanto la oferta de la ciudad como la de toda la región: visitas, excursiones, propuestas de rutas a medida, el abanico de posibilidades es enorme y el personal de la oficina, personaliza y completa esa información con amabilidad, profesionalidad y profundos conocimientos.

¡Toda una experiencia!

Oficina de Turismo de Pau.

Oficina de Turismo de Pau.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los imprescindibles de la ciudad

Primera parada, el Boulevard des Pyrénées.

¡Ouf! Nos quedamos sin aliento. Casi podemos tocar la cadena pirenaica que se despliega ante nosotros. ¡Es curioso tener las montañas tan cerca estando rodeados de palmeras!

Vista de los Pirineos desde Pau.

En un extremo de este balcón, de casi 2 km de largo, se encuentra el impresionante Castillo de Enrique IV, la joya de Pau que es un imprescindible para cualquier visitante. En el otro extremo está el Palais Beaumont, antiguo palacio de invierno de principios del sº XIX, situado en el corazón de la ciudad y rodeado por un hermoso parque arbolado, cuya vista a la cadena montañosa lo convierte en un paraje espectacular.

Caminando en dirección al Palais, descubrimos un funicular que data de 1908 y enlaza el Boulevard con la estación de Pau. No podemos dejar pasar la oportunidad de viajar en un funicular histórico, convertido en un atractivo más del patrimonio histórico de Pau y un imprescindible para todos los visitantes. El acceso es gratuito y accesible a todos los visitantes, incluidos los perros.

Funicular histórico de Pau.

Segunda parada, el Palais Beaumont

El Palais Beaumont, hoy Palacio de Congresos de la ciudad (dotado de modernos equipamientos), llama la atención por su deslumbrante belleza. Su arquitectura neo-clásica nos transporta a otra época, en la que disfrutar de la elegancia de las fiestas y los bailes de salón. En el interior, los grande salones todavía acogen eventos de todo tipo para revivir su época dorada. A través de sus grandes ventanales podemos disfrutar del parque Beaumont, con su cuidado estilo inglés de apariencia agreste, y la cadena montañosa de los Pirineos en el horizonte. Un espació ideal para relajarse.

 

Palais Beaumont

Palais Beaumont

Parque Beaumont

Parque Beaumont

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Última parada del día

Aunque el día ha sido largo, no nos queremos ir a dormir sin acercarnos al distrito histórico del Hédas, antiguo barrio de los artesanos, cabarets y posadas. Su emplazamiento, en la parte baja de la ciudad, aprovecha la hondura del barranco del antiguo arroyo del Hédas, hoy desaparecido, para el desarrollo de su urbanismo. Recorremos este peculiar barrio histórico a través de un agradable paseo al anochecer. A lo largo del trayecto de 1,5 km podemos disfrutar de proyecciones luminosas de figuras animales, que amenizan las calles durante nuestro paseo nocturno.

Distrito de Hédas.

Seguimos conociendo los tesoros de Pau

Castillo de Enrique IV

Comenzamos el día con un objetivo: conocer todos los secretos del maravilloso Château d’Henri IV.  Nos dirigimos al barrio del castillo, un encantador distrito urbano que mantiene todo su carácter histórico. De un vistazo nos trasladamos a la mismísima Edad Media y no tardamos en imaginar carros tirados por bueyes, taberneros y transeúntes vestidos de época.

Barrio del castillo

Castillo de Enrique IV

Castillo de Enrique IV

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Llegamos al castillo y nos situamos frente al monumental edificio para tomar una foto de recuerdo. Este castillo de fundación militar jugó un importante papel en la historia de diferentes reinos. En el Renacimiento fue la sede de la corte del reino de Navarra y el lugar de nacimiento de Enrique IV, dando lugar a su nombre actual.

En su interior, el lujoso mobiliario y los hermosos tapices son un reflejo de la vida de la época. Visitamos los diferentes espacios del castillo, desde la capilla hasta la sala de la mesa de los 100 cubiertos. Una curiosidad digna de visita es la famosa cuna de Enrique IV, nada menos que el caparazón de una tortuga.

 

Museo de Bellas Artes

La ciudad de Pau dispone de una magnífica muestra artística en el Musée des Beaux Arts. El Museo de Bellas Artes de Pau está ubicado en un edificio de los años 30, ampliado recientemente mediante una moderna extensión.  En su interior encontramos magníficas obras de importantes artistas como El Greco, Rubens, pintores de las escuelas flamenca,  holandesa, italiana, española y francesa. así como importantes exposiciones temporales, como la actual, dedicada a la obra del aragonés Francisco de Goya.

Museo de Bellas Artes de Pau

Museo de Bellas Artes de Pau

Una última parada gastronómica

Después de un intenso repaso por las magníficas obras de arte del Museo de Pau paseamos hasta les Halles. El que fuera el antiguo mercado de la ciudad se alza ahora como una moderna construcción, que sigue cumpliendo su función tradicional: la de servir de punto de venta de los productos frescos locales y de gran calidad ofrecidos por los agricultores de la zona. Este mercado se convierte también en un lugar para el ocio y la degustación gastronómica gourmet, amenizada por los conciertos de grupos locales que ofrecen actuaciones en directo.

Les Halles

Mercado gastronómico de les Halles

 

À bientôt Pau

Acabamos nuestra corta estancia en Pau dejando aún muchas cosas por descubrir, pero con la promesa de volver pronto a esta maravillosa ciudad, tan próxima a nuestro hogar. Sin duda, pronto regresaremos para seguir con la colaboración institucional, pero también con nuestras familias para conocer mejor este precioso y cercano destino en el que nos sentimos como en casa.

Reunión de equipos de Zaragoza y Pau

Reunión de equipos de Zaragoza y Pau

 

Si te ha gustado nuestro viaje por Pau dale a me gusta y comparte este artículo. No dudes en contactar con la oficina de turismo de Pau para tu próximo viaje.

¡Suscribete a nuestro blog para conocer más curiosidades sobre Zaragoza y a nuestra newsletter para recibir información actualizada sobre cultura, gastronomía, eventos y servicios turísticos en Zaragoza! ¡Síguenos en redes socialescomparte tus fotos #ZGZtequiere y #DestinoZGZ y déjanos tus comentarios!

1 Comentario

  1. Puertas Castalla Madrid
    23 de abril de 2022 at 11:10 · Responder

    Bellísima publicación, con muchas ganas de volver a visitar estos sitios maravillosos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.